¿Cómo elegir los mejores focos para tu casa?

La luz es vida y en nuestro hogar la iluminación es parte fundamental para diversos espacios. Por ello es importante escoger el tipo de foco más adecuado para el lugar que necesita ser iluminando. Existen diversos tipos de focos y algunos factores que debes tener en cuenta al momento de elegir el más adecuado. Veamos algunas de esas características a considerar y dónde puedes conseguir una venta de focos empotrables.

¿Qué debo tener en cuenta al elegir un foco?

Hay varios factores que debes tener en cuenta antes de elegir un foco, como la temperatura, la tecnología y la luminosidad. Veamos cómo afecta el espacio cada una de estas.

La temperatura

En la iluminación la temperatura no tiene que ver con calor o grados. Más bien se refiere al color de la luz y cómo se refleja en el ambiente. Por ejemplo, un foco con luz de color amarillenta nos produce la sensación de calidez. Si colocamos este tipo de luz en una habitación se sentirá más acogedora e íntima. Por ello se recomienda para dormitorios y espacios donde se cree la privacidad.

La luz fría, por otro lado, es la blanca brillante. Este tipo de luz puede ser usada en los lugres de trabajo para mantenerse alerta. En el hogar la puedes usar en la oficina y en la cocina.

La tecnología

El desarrollo de nuevas tecnologías nos permite conseguir variedad de focos en el mercado. Entre ellos tenemos los LED, incandescentes, halógenos y fluorescentes. Cada uno de estos con características y ventajas distintas.

Los incandescentes son los más antiguos y los que mejor conocemos. Su nivel de consumo de energía es alto y su luz es agradable y acogedora. Los de halógeno también son de alto consumo, pero son ideales para espacios puntales. Los fluorescentes son ahorradores y están de moda; puedes conseguirlos con luz cálida o fría.

La luminosidad

Esta es la cantidad de luz que emite el foco, así que al elegir uno debes tomar en cuenta este factor según el espacio que deseamos iluminar. Por ejemplo, la luminosidad baja sirve para relajarnos, la intensa nos estimula a trabajar y podemos realizar tareas de precisión.

Las lámparas para habitaciones deben ser con luminosidad baja, mientras que las de oficina o espacios de trabajo con una luminosidad más alta para no forzar la vista.

Esperamos que con estos consejos puedas elegir los mejores focos para cada espacio de tu hogar.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *